Habitantes de la calle 56 entre carreras 17 y 18 de la urbanización Santa Inés, ubicada al Oeste de Barquisimeto, municipio Iribarren del estado Lara, están cansados de un bote de aguas blancas y negras, desde hace más de 1 año a causa de la filtración, se ha ido socavando el asfalto el cual se encuentra en mal estado.

Dichos botes de agua, mantiene a las familias de la zona en zozobra, tras los fuertes olores que atrae insectos como los ¨mosquitos¨ y ¨moscas¨, algo que en un momento de pandemia por el Covid-19, es de gran riesgo para niños y ancianos de la localidad.

Los afectados han realizado las denuncias correspondientes, teniendo como respuesta por parte de los representantes de la hidrológica del estado, el no tener material para realizar dichas reparaciones, dejando a los vecinos sin soluciones ante la problemática de la populosa comunidad.

Vecinos señalaron que, solo reciben agua por tubería tres veces a la semana, el cual dificulta mantener los frentes y patios limpios ya que la zona se encuentra entre dos vías terrestres importantes de la ciudad, además de una clínica, institución educativa y guarderías cercanas que dependen del uso de dichas vías.

Exigieron a las autoridades con competencias a tomar cartas en el asunto, al alcalde Luis Jonás Reyes y al Gobernador Adolfo Pereira, para que busque una solución al problema que afecta a las familias de esta populosa urbanización.

Redacción: Licdo. Jhoan Gutiérrez Terán

Foto: Wilker Suárez

Por radioweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.