Las autoridades francesas culparon este lunes del caos en el acceso a la final de la Liga de Campeones a la «desorganización» que permitió que decenas de miles de aficionados del Liverpool sin entrada viajaran a París y al «fraude masivo» de las entradas falsificadas.

«Lamentamos la desorganización por la que entre 30.000 y 40.000 aficionados británicos sin entradas o con entradas falsificadas llegaron al Estadio de Francia», afirmó el ministro del Interior, Gérald Darmanin.

Además, «se ha constatado un fraude masivo, a escala industrial, de entradas falsificadas», añadió Darmanin en una comparecencia ante la prensa tras una reunión de más de dos horas con la ministra de Deportes, Amélie Oudéa-Castéra.

El titular de Interior recordó que las entradas eran electrónicas pero «a petición de la UEFA» se admitieron billetes impresos, «lo que abrió la posibilidad de fraude».

Detalló que, en la zona de filtrado previo de aficionados del Liverpool, «más del 70 % de las entradas eran falsas», lo que terminó por generar problemas en el sistema de seguridad hasta el punto de que fue necesaria la intervención de los antidisturbios.

También dijo que «lamenta» que aficionados, incluyendo familias con niños, sufriesen las consecuencias de gases lacrimógenos, y reconoció que ha visto vídeos de policías franceses usando gases «de forma innecesaria y desproporcionada».

Darmanin recordó que en la final de la Liga de Campeones de 2019 en Madrid se produjo «el mismo problema» de decenas de miles de aficionados británicos que viajaron sin incidentes.

Incidentes

Algo más de 2.700 aficionados no pudieron finalmente acceder al estadio a pesar de que tenían entrada, informó Oudéa-Castéra, quien avanzó que habrá «compensaciones» para los afectados, aunque sin dar más detalles.

Ambos ministros destacaron que estos incidentes ocurrieron en las zonas de acceso de los aficionados ingleses. «No ha habido ningún problema en el lado español», afirmó Darmanin.

«La desorganización de la llegada de los aficionados británicos por parte de su club lo ha complicado», recalcó el titular de interior, quien también culpó parcialmente a la huelga, ese preciso día, en la línea de tren de cercanías que lleva al estadio y que también comunica los dos aeropuertos de París.

Otra cuestión es la de los numerosos grupos de delincuentes que se lanzaron de forma organizada para intentar robar a los aficionados de ambos equipos. Las autoridades han detenido a 77 personas por esos hechos en la localidad de Saint Denis, en las afueras de París, donde está situado el estadio.

Fuente: AFP

Por radioweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.