Craig Lang, un veterano del ejército estadounidense acusado por las autoridades estadounidenses de cometer asesinatos en ese país, así como torturar y otros crímenes de guerra en Ucrania, presuntamente se unió a una banda de insurgentes armados por la policía colombiana para derrocar al gobierno venezolano.

Una declaración jurada del FBI contra Lang afirma que estaba en Colombia con un amigo del ejército cuando la policía nacional del país le proporcionó armas para atacar a Venezuela.

La historia de Lang sigue de cerca la de Paul Gray, un compañero veterano militar estadounidense y nacionalista blanco que también lucha en Ucrania. Según nuevas revelaciones de un excompatriota del líder golpista venezolano respaldado por Estados Unidos, Juan Guaidó, Gray también estuvo involucrado en un plan para atacar a Venezuela desde territorio colombiano.

La sorprendente revelación del exasociado de Guaidó fue provocada por un informe del 31 de mayo de 2022 de The Gray Zone que expuso las hazañas de Lang y Gray en Ucrania e identificó a Lang como participante en una misión fallida para desestabilizar al gobierno de Venezuela desde territorio colombiano.

Pero antes de que Lang llegara a la frontera colombo-venezolana, en el lugar de una operación de cambio de régimen gestionada por altos funcionarios estadounidenses y colombianos, ayudó a ejecutar un atroz robo y asesinato en Florida para financiar su viaje

En 2016, Lang conoció a un compañero veterano del ejército llamado Alex Zweiefelhofer que compartía su hambre de combate y aventuras internacionales. Estaban en Ucrania en ese momento , luchando en el batallón del Sector Derecha ultranacionalista, que se integró en el ejército ucraniano para luchar contra los separatistas prorrusos.

A medida que avanzaba la guerra de baja intensidad, Lang y Zweiefelhofer se inquietaron. En una búsqueda de acción, intentaron sin éxito insertarse en la lucha del ejército somalí respaldado por Estados Unidos contra los insurgentes de Al-Shabaab, pero fueron deportados al llegar. 

Fue entonces cuando decidieron dirigirse al sur con la esperanza de matar a los “comunistas” en Venezuela.

El 9 de abril de 2018, según la declaración jurada del FBI, Zweiefelhofer dijo que Lang asesinó a una pareja en Florida y les robó $3000 para financiar su viaje a la frontera de Colombia con Venezuela.

Pero Zweiefelhofer fue arrestado antes de que pudiera salir de los EE. UU. y acusado de asesinato, del cual se declaró inocente. Un año después, otro socio de Lang, un excompañero del ejército identificado solo como “HSH” en la denuncia penal del FBI, se presentó ante las fuerzas del orden con detalles de sus hazañas juntos en la frontera entre Colombia y Venezuela.

Según la declaración jurada del FBI, “Lang le dijo a MSM que Lang se uniría a las fuerzas de combate que se oponen al gobierno venezolano. MSM informó que Lang se iba a unir a un grupo de resistencia venezolano”.

En su entrevista con el FBI, MSM afirmó que dudó sobre la misión porque “no quería matar gente”. Dijo que Lang se fue solo a la ciudad fronteriza de Cúcuta, donde se vinculó con insurgentes de derecha.

Según la cronología del FBI, que fue informada por Investigaciones de Seguridad Nacional, Lang llegó a Bogotá el 25 de septiembre de 2018 y “posteriormente partió de Colombia el 23 de noviembre de 2018”.

La declaración jurada identificó al Gobierno colombiano como un proveedor clave de la misión de cambio de gobierno contra Venezuela:

“MSM les dijo a los detectives que el grupo de resistencia al que se unió Lang pudo obtener armas de fuego de las fuerzas del orden en Bogotá . MSM informó que el grupo de resistencia tenía una casa segura en las montañas de Cúcuta, Colombia. El grupo planeaba cruzar a Venezuela y luchar contra el gobierno venezolano”.

El supuesto armamento de Lang por parte de las autoridades colombianas agrega una nueva capa al papel bien documentado de Bogotá en las operaciones de desestabilización dirigidas por Estados Unidos contra el Gobierno venezolano.

De hecho, la breve aventura del combatiente extranjero en Colombia comenzó un mes después de que el presidente venezolano, Nicolás Maduro, sobrevivió a un intento de asesinato en el que drones comerciales fueron amarrados con explosivos y se cernieron sobre su cabeza durante un desfile militar.

Tras el ataque fallido a Maduro, el presidente venezolano culpó de inmediato a las autoridades colombianas, mientras que los medios estadounidenses regurgitaron las negativas de Colombia. 

El entonces asesor de Seguridad Nacional, John Bolton , sugirió que todo el incidente televisado fue una bandera falsa orquestada por Maduro.

Varios participantes en el complot de asesinato pronto fueron arrestados y algunos luego fueron canjeados por prisioneros en poder de Colombia. Uno de los cabecillas, Juan Requesens, líder del partido venezolano Primero Justicia, financiado por Estados Unidos, confesó haber colaborado con un funcionario de inmigración colombiano para matar a Maduro.

En una entrevista de CNN con un perpetrador del ataque “en algún lugar de Colombia”, uno de los atacantes admitió haber tenido tres reuniones con funcionarios estadounidenses luego del fallido complot de asesinato. (CNN no reveló el lugar donde se realizó la entrevista o donde se fabricaron los explosivos).

En un golpe de absurdo, la declaración jurada del FBI contra Lang afirma rotundamente: “Estados Unidos está en paz con la República Bolivariana de Venezuela”.

Desertor de Guaidó afirma que Paul Gray estuvo involucrado en el complot de la Operación Gedeón contra Venezuela

Un día después del informe de The Gray Zone sobre las hazañas del asesino buscado Craig Lang y el nacionalista blanco Paul Gray en Ucrania, un exasociado anónimo del líder golpista venezolano Juan Guaidó presentó una gran revelación.

En una entrevista con la cadena de televisión pública venezolana TeleSUR, el exsocio de Guaidó afirmó que reconoció a Paul Gray de las reuniones de planificación celebradas para la Operación Gedeón, una invasión de Venezuela desastrosamente fallida realizada por 60 insurgentes antigubernamentales liderados por mercenarios estadounidenses.

La fuente le dijo a la corresponsal de TeleSUR, Madelein García, que al igual que Craig Lang, Gray estuvo en Cúcuta como miembro de un “grupo de alrededor de 10 o 12 mercenarios estadounidenses” que planeaba la Operación Gedeón en febrero de 2019.

Ese mismo mes, la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional protagonizó una invasión del territorio venezolano al amparo de una caravana de camiones llenos de supuesta ayuda. 

Complementado por un concierto Live Aid organizado por el multimillonario británico Richard Branson en Cúcuta, el truco terminó en ignominia, ya que hooligans asociados con la oposición venezolana respaldada por Estados Unidos incendiaron las entregas de ayuda de USAID e intentaron culpar a Maduro por su destrucción. 

USAID admitió más tarde que toda la operación era poco más que una estratagema de cambio de régimen.

Al igual que el ataque con drones y la supuesta caravana de ayuda, la Operación Gideon fue un desastre para todos los involucrados. Según un miembro clave del equipo insurgente, Yacsy Álvarez, la operación fue respaldada por Estados Unidos con una importante asistencia de la inteligencia colombiana.

Empotrar:

Unos 60 insurgentes venezolanos y mercenarios privados de la compañía Silvercorp USA, ahora en desgracia, intentaron ingresar a Venezuela en barco, tomar un aeropuerto y finalmente capturar al presidente Maduro. Pero los funcionarios del gobierno se habían incorporado al grupo y fácilmente envolvieron lo que desde entonces se ha denominado «La Bahía de los lechones».

El ex informante de Guaidó dijo a Telesur que se encontró por primera vez con Paul Gray, el nacionalista blanco estadounidense, en una finca de Don Pedro Barrigas, un empresario colombiano, líder paramilitar acusado y aliado de Álvaro Uribe Vélez. El hermano de Barrigas también es senador.

Según la fuente, Gray se hizo llamar «Serpiente» durante las reuniones de planificación de Gideon.

“Paul Gray estaba sentado allí, a tres asientos de mí”, afirmó el desertor de Guaidó.

La participación de un infame activista que ha pertenecido a cuatro grupos neonazis con sede en EE. UU., sirvió en la Legión Nacional de Georgia en Ucrania, que está dirigida por un activo de EE. UU. recibido por miembros del Congreso, y las nuevas revelaciones de su supuesta participación en La Operación Gideon plantea serias dudas sobre si él y Lang son simplemente turistas de guerra motivados ideológicamente o si son, de hecho, tropas de choque imperiales que atraviesan una línea de inteligencia estadounidense de una operación a la siguiente.

Fuente: The Gray Zone

Por radioweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.