El amor no correspondido y el suicidio en Madama Buttefly, la opera más trágica de Puccini

operaGiacomo Puccini, hijo de un organista de iglesia, enamorado de los placeres terrenales: la buena mesa, los mejores cigarros y los trajes hechos a medida, poseía un talento infalible para crear melodías. Amante de la naturaleza, responsable de hijos no reconocidos e indiscreciones varias, en esta magistral obra le habla al amor no correspondido y a la desgracia.

En una de sus cartas establece así su hedonista filosofía de vida: “Soy un cazador de aves salvajes, de libretos de ópera y de mujeres”.

Su apetito por la caza y por los autos encontró todo su esplendor desde el año 1891, cuando con 32 años, estableció un retiro veraniego en Torre del Lago, en la costa del Mediterráneo, a pocos kilómetros de su natal Lucca. Fue justamente en la vía que une a ambas localidades que Puccini sufrió un grave accidente automovilístico y terminó bajo la chatarra de su carro, a un lado de la carretera.

Con 44 años y en la cúspide de su carrera, el compositor se encontraba en ese momento trabajando en Madama Butterfly, la historia se desarrolla medio siglo antes de que la segunda bomba atómica cayera sobre Nagasaki, el puerto del sur de Japón era conocido en Occidente básicamente como la ciudad de Madama Butterfly.

Entre sus colinas, jardines y embarcaderos transcurre la historia de amor no correspondido entre la japonesa Cio-Cio-San y el oficial naval estadounidense Pinkerton.

De todas las heroínas de Puccini, esta geisha de 15 años es la más trágica. Cio-Cio San vive en un mundo irreal y su contraparte masculina no responde a la nobleza de sus sentimientos. En la trama, Pinkerton se casa con ella sólo por conveniencia, desaparece durante tres años, retorna a Japón casado con otra mujer y se entera de que Butterfly tuvo un hijo de él. El suicidio parece seguir en la lista de las desgracias.

Muchos críticos e interpretes consideran que Puccini tiene la capacidad de pulsar las cuerdas del corazón.

La pieza “Un bel di vedremo” es la más famosa dentro de esa opera; durante esa época, siglo XIX el socialismo estaba llegando a Italia, aprovechando que la población en esos momentos estaba desilusionada y devastada por los regímenes políticos anteriores. Esto da surgimiento al fascismo en Italia, lo que motiva un cambio radical en la historia.

Durante ese tiempo, había una necesidad de fomentar el arte en la cultura de Italia,los italianos tenían la necesidad de juntar el arte y la guerra para hacer crear un avance trascendente en la cultura como un avance tecnológico, y es así como nació el futurismo italiano.

Acerca de la melodía de la pieza; una sucesión coherente de sonidos invitan al espectador a dejarse llevar por su potencia melódica, impactarse o reconocer e incluso estudiar a profundidad, los primeros compases en la parte de “Soprano”, la cual comienza con la letra de la canción “un bel di ved remo…..”, su rango es estrecho, porque observamos que todas sus notas están juntas, es decir no existe un cambio radical entre las notas a lo largo de toda la pieza.

Su tesitura es neutra, ya que las notas se encuentran tanto en espacios agudos como en graves a lo largo de la pieza, ninguno se muestra más que otro.

Al analizar la estructura de la pieza, encontramos las frases y las cadencias. Las frases ocupan tres compases por lo general en la pieza y las cadencias van directamente ligadas a las frases, ya que después de cada frase se encuentran una cadencia, así notamos que estas cadencias son silencios o respiro que tiene que hacer el intérprete.

En lo referente al tiempo o tempo, es bastante cambiante, si nos fijamos por ejemplo comienza por lo que se reconoce como, “Andante molto calmo”, y después cambia a “mosso rituento”, posteriormente a “tempo”, después a “sostenendo molto, lo stesso movimiento”, y al final a “Andante come prima”.

POr igual observamos que la textura de la obra es homofónica, porque solo se encuentra una voz, la de la soprano, con acompañamiento de instrumentos (flauta, oboe, clarinete, fagot y corno). Por lo tanto la dinámica de la pieza es muy variada, empieza con ‘p’ que es piano, suave; después en el compas 11 cambia a ‘mf’ que es mezzoforte, el cual es la mitad de ruidoso que el forte.

Luego en el compas 15 cambia a ‘f’ que es forte, en el compas 18 cambia a ‘pp’ que seria pianissimo, y luego en el compas 42 es ‘ppp’ que eso significa que es extremadamente suave, y ya casi al llegar al final de la pieza hay varios compases que tienen ‘ff’ que significa fortísimo, que es muy ruidoso.

Finalmente la armonía de la pieza o eje melodico, se distinguen acordes fundamentales como en el compas 30, al escuchar que las notas van en vertical perfecto, triada como en el compas 7, las cuáles representan a tres notas en vertical perfectas y también tiene séptimas como en el compas 23, que son cuatro notas en vertical perfectas.

opera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *